jueves, 20 de noviembre de 2014

La Verdadera Sabiduría



(Lectura de la Primera Epístola de San Pablo a los Corintios 2: 1-10)


“Cuando llegué a ustedes, hermanos, para anunciarles el misterio de Dios, no me presenté con gran elocuencia y sabiduría; al contrario, decidí no saber de otra cosa que de Jesucristo, y éste crucificado. Débil y temblando de miedo me presenté ante ustedes; mi mensaje y mi proclamación no se apoyaban en palabras sabias y persuasivas, sino en la demostración del poder del Espíritu, para que la fe de ustedes no se fundase en la sabiduría humana, sino en el poder divino.

A los maduros en la fe les proponemos una sabiduría: no sabiduría de este mundo o de los jefes de este mundo, que van siendo derribados. Proponemos la sabiduría de Dios, misteriosa y secreta, la que Él preparó desde antiguo para nuestra gloria. Ningún príncipe de este mundo la conoció: porque de haberla conocido no habrían crucificado al Señor de la gloria. Pero, como está escrito: ‘Ningún ojo vio, ni oído oyó, ni mente humana concibió’, lo que Dios preparó para quienes lo aman. A nosotros nos lo ha revelado Dios por medio del Espíritu.”


No hay comentarios:

Publicar un comentario