domingo, 28 de octubre de 2012

Halloween: el significado de lo oculto

6:11 Revístanse con la armadura de Dios, para que puedan resistir las insidias del demonio.
6:12 Porque nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio. (Efesios 6:11,12).


Halloween: el significado oculto  

Halloween es un evento satánico, no hay que dar rodeos. No es "neutro", porque el mal no es neutro. Es necesario que usted tenga claro de qué se trata. Si usted piensa en ese día para algo especial con los niños, no lo llame "Halloween", sino de otra manera. Y explíqueles a los niños de qué se trata, con el fin de que tenga claro qué debe evitarse esa noche. No enseñe a los niños que el mal es un juego, acláreles por el contrario las cosas y no deje que se disfracen de nada diabólico.

"Al que haga caer a uno de estos pequeños que creen en mí, mejor le sería que le amarraran al cuello una gran piedra de moler y que lo hundieran en lo más profundo del mar." (Mt 18, 6)

Evite simbología macabra que atraiga a los niños hacia lo malvado, y en su lugar use elementos tales que sea una celebración infantil, no de otro tipo. Los disfraces que sean infantiles de verdad, con el rostro descubierto si es posible. 

No obstante, sea consciente de que halloween es un día en que hay que tener cuidado. 

No existe frontera entre la magia blanca y la negra pues todo poder extraordinario que no provenga de Dios, procede invariablemente del demonio. 

Las brujas son hoy personajes muy populares entre los niños: cuentos, series y dibujos animados se las presentan de modo benévolo y de ahí a la empatía hacia la brujería, el ocultismo y la adivinación hay sólo un paso. 

El mundo real de la brujería se relaciona con las tinieblas, la muerte, el temor, el engaño, los ritos paganos y el satanismo. 

Lo mismo puede decirse sobre la fiesta de Halloween: su simbolismo incluye demonios, fantasmas, esqueletos, miedo y terror. 

El 31 de octubre es el día en que comienza el año satánico y grupos afines lo preparan con sacrificios de animales y un especial culto a Satanás. Se habla de que muchos de los niños que desaparecen cada año en el mundo pasan a redes de pederastia o a sectas satánicas para ritos de muerte. Por tanto, si hay una fiesta poco adecuada para niños, es Halloween. 

Solo porque usted no visualiza Halloween como algo realmente demoníaco y peligroso para su vida, no le aparta a usted ni a sus niños del deseo que tiene Satanás de llenar la mente de las personas con Miedo, Muerte y Destrucción. 

Esa noche tenga precauciones. Realmente pueden pasar cosas malas, y no solamente porque hay personas que adoran el mal, eso no es un mito (lea un testimonio de un ex satanista). 

La fiesta de Halloween, es decir “el festival de Samhain”, todavía es hoy celebrado oficialmente por los satanistas, ocultistas, y adoradores del diablo como la víspera del año nuevo de la brujería. El mismo Antón Lavey, autor de la “biblia satánica” y sacerdote alto de la iglesia de Satán, dice que hay tres días sumamente importantes para todo satanista y el día más importante de todos es HALLOWEEN. La iglesia satánica asume como suya esta fiesta.

Desde el 5 de septiembre hasta el 9 de noviembre la iglesia satánica cumple las siguientes celebraciones, que se mezclan y aplican a los festejos del halloween y día de muertos:

Ayunan para buscar la voluntad de Satanás.

Elección de sacerdotes confesores para escritos en el libro del “macho cabrío”.

Ritual para maldecir el cuerpo de Cristo.

Reunión para preparar el día del Samhain.

Reflexión, disciplina, ayunos y mantras.

Ritos tradicionales.

Confesión de los pecados contra Satanás.

Bendicen a los integrantes de los grupos musicales y de artistas satánicos.

Ordenan a los ministros del rock, músicos, “managers”, promotores, etc. involucrados en el satanismo.

Ritos bautismales, maldicen cualquier contacto que hayan tenido con cualquier cristiano, luego se bautizan con agua de alcantarilla, sangre de niños y de adultos sacrificados.

Octubre 31: Inscripción en el libro del macho cabrío, comienza para ellos el año satánico, se invoca el poder total de Belcebú, Nostradamus y otros demonios.



Noviembre 01: Se sella a los satanistas, a los espíritus de los muertos para sacarlos del purgatorio. Es decir, que entregan ofrendas, altares y recuerdos a los muertos para que sean altares para la invocación a los demonios. 

Noviembre 02 al 09 Semana de las bodas a Satanás. 

*Nota: Por cuestiones de prudencia, ya que no deseamos enfatizar el comportamiento de las sectas satánicas, no publicamos las fuentes ni las fechas completas de fiestas dedicadas al diablo.


El 31 de octubre, Halloween, es la víspera del Año Nuevo para la brujería. La enciclopedia del “Libro del mundo de lo oculto” dice que es el principio de todo lo “frío, oscuro y muerto“. Cuando usted envía a sus pequeños niños hacia fuera para ir a hacer el “trick or treat”, a pedir “calaverita” o Halloween, usted realmente les está enviando a festejar todo lo frío, oscuro, y muerto, en el mismo contexto satánico y oculto.
Fuente: http://dioscontigo.mex.tl/



Lo mismo sucede cuando concurres a una fiesta o baile o ceremonia -ya sea disfrazado o no- con motivo de Halloween o a cualquier tipo de festividad que lo evoque. Ten mucho cuidado, entérate bien de lo que significa; un baile de disfraces no tiene nada de malo en sí, pero tratándose de haloween, podrías estar invocando la presencia de Satanás sin saberlo. En forma involuntaria, sí, pero de todos modos podrías estar abriéndole la puerta. Y una vez abierta esa puerta a tu vida, cerrarla se transformará en un proceso difícil, doloroso y de final impredecible, ya que te encontrarás lidiando con fuerzas superiores, en mucho, a las humanas. 

No olvides que Dios no reniega nunca de su creaturas, aunque éstas lo traicionen. Por lo tanto, Satanás, en su carácter de ángel caído, no ha dejado de ser un ángel... de la Oscuridad, sí, pero conserva intactos sus atributos angélicos. En este sentido, Satán nos supera sobradamente en astucia, inteligencia y poder de manipulación. La lucha será de una desigualdad aplastante. Recuerda que si le das derecho legal a entrar en tu vida al Maligno, estás rechazando a Dios. Y, como al hacerlo utilizas tu libertad, en eso, ni Dios ni el Diablo se entrometen. 

No juegues en el bosque de lo Oculto mientras crees que el lobo no está, porque el Lobo siempre acecha. Y NO ES UN JUEGO (El mal no es ningún juego). Es una de las múltiples trampas de lo Siniestro que suele presentarse bajo una fachada inofensiva de inocencia y falsa alegría, entre tantas otras. 

Por estas razones, evita festejar haloween el 31 de octubre



3 comentarios:

  1. ¡Madre mía! No tenía idea... Ahora entiendo porqué nunca me ha gustado esta celebración. Pensaba que era porque el gran imperio Yankee nos estaba invadiendo culturalmente a todo el planeta. Por ejemplo, en España, antes se celebraban más el día de Los Reyes Magos, ellos eran los "encargados" de traer los juguetes, ahora es Papá Noel en Navidad quien trae los regalos en muchos hogares.

    Celebrábamos el día de Todos los Santos y el día de los Difuntos, y desde unos años hasta aquí se comienza a implantar esta fiestecita. Realmente me desagradaba. Es como si mis compatriotas despreciaran lo suyo, la tradición, lo de toda la vida, en pos de una fiesta más "modelna", porque lo de toda la vida se les antoja obsoleto, carca, arcaico.

    A veces creo que confundimos las cosas. O dejamos que nos confundan.

    Ahora con más motivo me desagrada esta fecha.

    Gracias por este blog que es una bendición.

    Que la Virgen te acompañe en este empeño y te proteja.

    Un abrazo enorme,

    Margarita

    ResponderEliminar
  2. Hola, Margarita.
    Mirá vos, tu comentario me refleja debido a que hasta hace muy poco tiempo pensaba tal como describes al principio; me limitaba a darle cero bola a la festividad por cuanto en nuestros pagos del sur es un tanto extraña o extranjera; no va con nuestra idiosincrasia. No obstante, gracias a la voracidad de los mercados, se ha ido imponiendo, igual que San Valentín y otras, que no por ser foráneas uno las rechaza, sería una actitud un tanto paranoica y poco inteligente. Pero cuando la festividad no tiene nada que ver con las costumbres de un pueblo ni con su pasado es más raro que se adopte espontáneamente. Pero los intereses comerciales te entregan la fiesta envuelta y con moño casi como una religión. Y así, de pronto, los colegios privados de cierta categoría sí que fomentan esta festividad. Y desde ya los boliches o bares nocturnos bailables. Todo lo que sea novedad y rentable les va, aunque venga de la mano del mismísimo diablo... Lo digo en broma; yo misma he simpatizado con halloween en un querido y sufrido foro literario en el que participé de un concurso interno de cuentos en razón de tal festividad. Y me encantó la idea. No abjuraré de tal cosa cayendo en una sobre dramatización histriónica, pero -hombre avisado, medio salvado- quedé muy sorprendida al averiguar su origen y práctica. Y una vez que conoces no puedes regresar a la ignorancia. Tienes necesariamente que revisar tus ideas. Ergo, en mi caso, me he reído de mí misma al verme cambiando el cuento participante de aquel concurso, transformando partes esenciales del mismo en claros rompimientos de hechizos e imprimiéndole un giro de 180 grados al final con gran economía de palabras. No por superstición, no pasa por ahí la cuestión. Sino debido a que, bueno, vamos, ahora resulta que estoy informada y puedo decidir si quiero o no abonar determinadas causas que en apariencia ofrecen un sesgo inofensivo. Según yo, claro. Supongo que los cambios internos en forma abrupta, tipo "tumbativa" o inexplicable, tornan algo compleja la nueva realidad de uno, ya que, por principio de cuentas no se puede dar razón suficiente de tal metamorfosis. Simplemente se ha instalado y no puedes ignorarla. Es como un tsunami que te avasalla y, o te dejas, o te dejas. Tales son las alternativas. Bueno, me fui por las ramas del Árbol de la Vida, digo, por ser consecuente con el delirio místico del caso, pero lo cierto es que, al igual que tú, le daba muy poca importancia a halloween; para nosotros es una fiesta yanqui y chau. Sin drama. Pero como el comercio es un gran hacedor de milagros a corto plazo, se está imponiendo de a poco en nuestros pagos. No tanto con los niños pero sí con los adolescentes y bailes alusivos.
    Gracias por postear. Te daré el premio a la mejor posteadora, dado que eres la única, en fin.

    Que nuestra Madre Celestial te abrume de bendiciones y gracias ya que su Divino Hijo nada le niega y Él -Ecce Homo- no se deja ganar en generosidad. Que así sea.

    ResponderEliminar
  3. Mi pueblo se pierde por falta de conocimiento...

    ResponderEliminar